Mi experiencia amamantando a Wyatt

Cuando Wyatt nació yo tenía pensado hacer cada una de las cosas que había leído eran buenas para un tener un parto natural y éxito para amamantar. Había trabajado por 2 ½ anios en WIC (un programa nutricional para mujeres, infantes, y niños de familias de bajos recursos) donde se hacía gran apoyo a la Lactancia, había tenido varios entrenamientos. Ya era Educadora de Lactancia Certificada y también Consultora de Lactancia Internacional. Y para obtener más horas de práctica y tomar el test de ese último título, había trabajado por 1 año en el Hospital deTarzana, California, en el area de post parto, ayudando a las madres a amamantar durante su estadía en el hospital, mediante clases de lactancia pre parto y de apoyo post parto.

Durante mi embarazo, mis pacientas solían decir que seguramente yo no debería tener ningún problema cuando naciera mi bebé, debido a mi experiencia previa.

Después de 18 horas de trabajo de parto, dolor, incertidumbre, emoción, alegría y ansiedad por conocer a mi bebé, nació Wyatt. Parto natural sin medicaciones como lo había previsto con la ayuda de una doula en el hospital.

Baby Wyatt

Apenas salió de mi cuerpo, la partera dijo algo que yo no entendí, sabía inglés, pero algunas palabras se me escapaban, cada vez que ezcuchaba algo necesitaba una extra fracción de segundos para traducirlo en inglés,  pero pude ver la cara de preocupación de mi esposo. Igual Wyatt ya estaba recostado en el centro de mi pecho hacienda contacto piel a piel. Un ratito, un par de minutos después me lo me lo pidieron para examinarlo.

Tenerlo en mis brazos!!! Que alegría tan grande, que sensación inexplicable e inentendiblemente hermosa y confusa a la vez. La emoción de tocarlo, sentirlo sobre mi cuerpo, escucharlo llorar…tanta felicidad y adrenalina. Todo se conjugaba en la mezcla perfecta que me hacía olvidar y ayudaba a no sentir el dolor de las últimas contracciones necesarias para expulsar mi placenta, y finalmente dejar que mi enfermera trabajara en algunos puntos que necesité después de que mi hijito decidiera abrir su propio camino para salir.

Me había preparado mentalmente para los dolores de un parto natural sin medicinas para el dolor.  Todos me comentaban que la recuperación mía sería mucho mas rápida debido a esa elección tan importante que había tomado al hacerlo todo de manera natural. Nunca me habia preparado para un período post operatorio largo ni doloroso. No imagine tantos puntos ni tanto dolor.

En mi trabajo veo las madres que vienen a nuestras oficinas 2-3 días después del parto caminando como si nada hubiera sucedido.

15 minutos después de su chequeo, volvieron a poner a mi belleza en mis brazos. No era 100% perfecto tenia su clávicula quebrada y uno de sus testículos no había descendido por completo. Dos condiciones muy comunes.

Para mí, Wyatt era 100% perfecto. A pesar de mis deseos de amamantar durante la primer hora de haber nacido, me pidieron que evitara hacerlo para no mover su brazito derecho hasta que le hicieran una radiografía. Lo sostuve en mis brazos – y tal como lo habia soñado – comencé a cantar una de las tantas canciones infantiles que le había cantado durante el embarazo. “Los pollitos”

2 horas mas tardes intente ponerlo al pecho. Mi amiga doula (especialista en partos naturales)todavía estaba ahi conmigo. A pesar de que lo hacia por amor  y de que había pasado muchas horas con nosotros dijo que no se iba a ir hasta verme  amamantar por primera vez. (Muchas Gracias Mina)

Wyatt estaba bien despierto pero al intentar amamantar por algún motivo sólo agarraba el pezón y hacia un sonido como un ‘clic’ al chupar. Usé toda mi práctica y conocimento para conseguir un agarre perfecto. Le enseñé a mi esposo como podía ayudarme.

bathtub

Mi amiga se quedó un ratito mas. Me ayudo a recordar que debido a su clavicula rota iba a tener que alternar posiciones para amamantar sin mover su brazito.

Por más que yo tenia una enorme cantidad de Calostro, que use contacto piel a piel, que le enseñe a Wyatt como agarrar el pecho desde el comienzo abriendo su boca bien grande y profunda. Mi pequeño pasó toda la estadía en el hospital pegado a mi pecho. No solo no agarraba bien el pecho si no que además a veces tocaba la punta del pezón con su lenguita lo que al pasar las horas causó un dolor muy grande en mis pezones, que finalmente se lastimaron y terminaron sangrando.

Wyatt tenia una característica diferente a la de los bebés que yo habia ayudado. A pesar de que amamantaba, se llenaba bien y tenia muchos pañales con orina y movimientos intestinales. Wyatt lloraba y lloraba. Sin parar

Mis pezones sangraron por al menos 2 días. Llame por ayuda a la Consultora de Lactancia del hospital. A pesar de que yo lo era. Ella observo lo mismo que yo, el agarre era perfecto, no debería haber problemas. Me trajo unas almohaditas especiales de gel para colocar en mis pezones que me causaron un alivio casi inmediato.

A pesar de las dificultades nunca dejé de darle el pecho a mi bebé, el privilegio de estar bien alimentado y protegido contra enfermedades, mientras trabajaba en enseñarle a mi pequeño principito como alimentarse correctamente sin lastimar a mamá.

Algunas de las situaciones por las que pasé durante mi experiencia con mi primer hijo fueron:

  • Pezones sangrantes y doloridos
  • Uso de medicinas caseras para bajar la inflamación
  • Inflamación de los senos producida por la bajada de leche
  • Preferencia del bebé por un solo pecho
  • Bebé amamantando sin parar por largos periodos de tiempo.
  • Bebé enojado en todo momento.
  • Superproducción de leche y bebe enojado al pecho
  • Probé el uso de pezoneras de plastico sin Buenos resultados
  • Volver al trabajo cuando mi bebé tenía 3 meses
  • Amamantar unicamente acostada debido a la preferencia de mi bebé
  • Bebé mordiendo el pecho
  • Sacar la leche con sacaleches electrico, de pedal, manual, y a mano.
  • Presión social al amamantar en público
  • Cambiar de pediatras constantemente por falta de reconociemiento a la lactancia.
  • Presión social y familiar para dejar de amamantar a un niño de mas de 1 año de edad.

A pesar de los obstáculos que se fueron presentando en el camino, amamantar es y será una de las experincias mas hermosas que he pasado en mi vida. No lamento ni un solo minuto de mi vida que dediqué amamantando a mi hijo Wyatt y siempre voy a atesorar en mi memoria esos ojitos, clavando su mirada directo a los mios diciendome:

“Mamá, este es nuestro momento; en tus brazos me siento bien, relajate y disfrutemos”.

Hijo, por vos y por todos los bebés de este mundo, dedico mi trabajo a ayudar a las mamás para que puedan elegir con sabiduría y vivir esta experiencia única en la vida.

El apoyo incondicional de tu pareja puede ser fundamental en el éxito para la Lactancia Materna. Y si por algún motivo esta persona no esta a tu lado, busca algun familiar, amiga, amigo que pueda darte el apoyo moral que se necesita algunas veces para seguir adelante.

Gracias mi vida!