Lo que no sabía…

Wyatt y guitarra

Sí, simplemente ‘ocurrió’. Mi dulce Wyatt era algo  diferente. Fue duro. Pero él era diferente. ¿Qué era? No podía decirlo en ese momento, él era mi primer bebé. Estábamos muy lejos de nuestra familia. Para mi él era perfecto y hermoso! También, ¿adivinen qué? Muchas de las cosas raras que él hacía eran las mismas cosas que los demás bebés hacen. Así que nunca me imaginé diciéndole a nadie más 'Creo que él hace cosas raras'. No era más que un bebé…

Fue sólo hasta ese día, a la edad de 2 años y 3 meses, después de una hora y media de un exámen psicológico, todas esas cosas volvieron a mi mente y ahí me dí cuenta que ciertamente había algo más detrás de cada ‘soy diferente’ tipo de acción.

La psicóloga simplemente dijo ‘estamos hablando de la posibilidad de Autismo, ¿entiendes?’, y por las dudas, lo repitió 2 o 3 veces más hasta que rompí en lágrimas delante de ella. También nos advirtió: 'No sabemos si va a empezar a balancearse en frente de la pared o incluso ser capaz de hablar'. Mi corazón estaba completamente roto, a pesar que siempre había tenido una extraña sensación.

¿Cómo terminamos en esta situación?

Después de cada cita con el pediatra, seguía cambiando de profesionales porque no me gustaba la falta de apoyo a la lactancia materna y sus miradas hacia nosotros cuando les decíamos que estábamos siguiendo un programa de vacunación alternativa. Wyatt, un niño muy sano, parecía alcanzar cada meta de habilidad acorde a su edad, pero las consultas médicas nunca fueron de más de 5 minutos, y la mayoría de las veces el tiempo se utilizaba para hablar acerca de los riesgos de no vacunar a mi hijo. Tenía unos 10 meses de edad cuando me di cuenta de que él no estaba alcanzando las metas de habilidad de su edad. También me di cuenta que después que recibía su vacuna, si  lo llevaba al parque, no quería jugar o ni siquiera quedarse, y tenía que sostenerlo durante 1 hora hasta que estuviera listo para pisar el suelo. Esto duraba un par de semanas. Decidí dejar de vacunarlo, aunque no sabía con seguridad si algo más estaba pasando. Fue durante su examen médico de los 2 años de edad que hablé con el pediatra acerca de mis sospechas y del hecho de que Wyatt no hablaba. ‘Para mí se ve muy bien’ – me dijo -, ‘pero déjame que te refiera a un psicólogo por si acaso. Mientras tanto podemos detener las vacunas, pero ya sabes a cerca de los riesgos, bla, bla, bla…’

Dos meses más tarde concurrimos a la cita con el Psicólogo. Descubrimos que Wyatt no hacía contacto de ojos, muchas veces encontraba sus juguetes en alineados en fila en casa, sólo aviones o autos o separados por categorías. Entendíamos todo lo que quería o necesitaba, pero él no estaba hablando o tratando de comunicarse con nosotros. Ni siquiera un 'mamá' o 'papá'. Él no seguía o entendía ningún  comando simple  como ‘¿Puedes poner el pañal en la basura?' o '¿Dónde está el gato?' Incluso después de leer el mismo libro durante 4 meses cada noche, él no apuntaba con su dedo para señalar pedir cosas sencillas como agua o alimentos. Él era extremadamente auto-dirigido, subiría por encima de cualquier cosa (la mesada de la cocina, silla, mesa, mesita de café, ventanas, etc …) para conseguir lo que quería. Era imparable en todo momento, incapaz de jugar con un juguete por más de 2-5 minutos. No medía el peligro. Cuando estaba afuera de la casa, caminaba por todos lados, lo llamábamos hasta 10 veces, pero él seguía caminando cada vez más lejos, como si no pasara nada.

Creando

Utilizamos la crianza con apego y la lactancia prolongada. Probamos el lenguaje de señas a partir de los 6 meses de edad. Somos padres bien educados y amamos las buenos modales en casa, sentarnos en la mesa, tratamos de enseñarle a ser educado, limpio, a cepillarse los dientes, vestirse, escuchar un libro … Durante mucho tiempo repetíamos con paciencia las palabras y acciones, dándole opciones, hablándole bien, cantando y leyendo. Pero nada funcionaba con Wyatt hasta que supimos su diagnóstico y obtuvimos ayuda a través del Centro Regional de Programas de Intervención Temprana, Fonoaudióloga, Terapeuta Ocupacional, Especialistas en Comportamiento y más.

Me hubiera gustado haber hablado algo al respecto antes para ayudarlo a edad más temprana.

A pesar de todo esto, y con todas las cosas que hemos hecho y seguimos haciendo todos los días, a Wyatt le está yendo increíblemente bien!

Conozca a Crystal

Hoy quiero presentarles a una persona muy importante en nuestra vida. Nosotros ya éramos amigos, pero sólo cuando era el momento adecuado para hablar de eso, ella estaba allí para escuchar y ayudar. Yo no sabía que iba a ser una referencia tan importante en nuestras vidas.

Crystal Williams es una profesional muy bien informada, prudente, encantadora, y una madre increíble. La consultaba cada vez que me decían de hacer algo por Wyatt, pero no sabía si eso iba a ayudarlo o hacerlo peor. Ella supo ofrecerme información, apoyo, y miles de ideas sorprendentes para ayudar a Wyatt a autorregularse, jugar, divertirse, escuchar, y aprender. Es para mí un honor tenerla como parte de Breast Time of Life. Usted puede enviarle un email con sus preguntas y leer sus artículos siguiendo el enlace de Inspired Development, o simplemente haciendo clic aquí.

La leche materna contiene todos los nutrientes necesarios para ayudar a su bebé a crecer sano y también alimentarlo con amor. El amor puede ser la base que ayudará a dar forma a su personalidad. Cuando usted amamanta, también le está dando a su bebé la oportunidad de desarrollar su máximo potencial. Mis sentimientos como madre de Wyatt es que, a través de la lactancia materna, le dí la oportunidad de desarrollar su máximo potencial cuando yo ni siquiera sabía si había algo más.

Como consultora de lactancia he oído muchas veces ‘Ojalá hubiera sabido esto antes. Sin duda alguna volvería a intentar conseguir más ayuda para amamantar a mi bebé o dar el pecho durante un período más largo de tiempo'.

Espero que este sitio web pueda ayudarla a encontrar ayuda tan pronto como sea posible!